Neuronas espejo

Reseñando… Las neuronas espejo de Silvina Catuara Solarz

En ocasiones, la ciencia hace sorprendentes descubrimientos por casualidad que nos permiten comprender qué es lo que pasa en nuestro cerebro para capacitarnos a interpretar las acciones de otros seres vivos y aprender a través de ellos. Cómo somos capaces de empatizar con las acciones de los demás con el objeto de anticipar lo que van a hacer o aprender a imitarles, y así garantizar nuestra supervivencia. Así conocimos las neuronas espejo.

La imitación, a veces denostada, es una de nuestras mejoras herramientas para nuestro aprendizaje. En todo esto, las neuronas espejo son grandes valedoras de este milagro.

El libro presenta una delicada y sencilla habilidad para enseñarte como funciona el cerebro en las acciones motoras. Estas acciones motoras fueron el motor del descubrimiento de las neuronas espejo. Como sabéis, la respuesta motora es aquella orden que se da desde el sistema nervioso central (cerebro o médula) a las zonas periféricas de nuestro cuerpo. Pero lo más novedoso es que previos a estos circuitos “ejecucionales” existen otros de carácter “intencional” responsables de la determinación de la acción.

Es decir, milésimas antes de la orden motora debe existir la planificación de los movimientos apropiados para dicha acción.

¿No os ha pasado alguna vez que preveáis que una silla tiene una altura determinada y cuando os vais a sentar, debido a un desajuste en planificación de esa altura, os dais un susto incluso cuando ya estando sentados?

Esta parte de la programación previa a la acción es muy interesante puesto que para mejorar nuestra capacidad locomotora debemos poner nuestra atención en mejorar los procesos mentales desde la planificación. Es decir, si quieres optimizar tus capacidades de aprendizaje a través de los ejercicios, debes concentrarte en la visualización previa para mejorar la precisión.

Observando a macacos y estás areas del cerebro encargadas de la planificación, los investigadores se dieron cuenta que había unas neuronas que no sólo se activaban cuando se planificaba y se realizaba la acción si no también cuando el macaco observaba a otro haciéndola.

Esto ha traído desde entonces innumerables aplicaciones clínicas para distintos tratamientos desde la psicología a diversos déficits neuromotores.

Por ejemplo, con pacientes que padecen síndrome de miembro fantasma. Estos pacientes, que han sufrido una amputación traumática, perciben el miembro amputado como si lo siguiesen teniendo. En ocasiones, lo sienten rígido, congelado y doloroso.

Dr. Ramachandran, que es uno de los neurocientíficos más prestigiosos del mundo, desarrollo un estudio que lo llamó terapia de espejo donde estos pacientes tenía que entrar en la fantasia de verse su brazo a través del espejo como si fuese el brazo amputado.

Los pacientes que entraban en la fantasia sentían gran alivio de estas percepciones alteradas. La conclusión a la que llegó el Doctor es que el paciente padece un bloqueo de estos circuitos neuronales que a través de esta terapia se desbloqueaba.

No aparece en este libro pero desde entonces se están produciendo distintos proyectos para continuar con las capacidades que ofrece este hallazgo y me gustaría destacar uno que tuve la oportunidad de conocer recientemente gracias a su creadora, la Dra. Maria del Rosario Ortín Ramón. Lo llama el Método Foren y es una solución para personas con lesión medular grave y fomentar procesos de estimulación de estas neuronas espejo a través de la Realidad Virtual.